Maison Aime, gastronomía francesa, Barcelona, Raclette Fumee. jpg

RACLETTE FUMÉE

Ahumado con madera de haya y enebro, tiene un olor muy agradable que recuerda a los fuegos de las chimeneas de las largas noches de invierno.

Su masa es firme pero se derrite fácilmente. Su corteza natural es marrón y se puede comer. 

 

Leche vaca cruda - Pasta semi-dura corteza natural - Savoy